HIGH ON FIRE + PELICAN (Madrid – Sala Ritmo & Compas) – 01/12/2007.

En esta noche de sábado, la audiencia madrileña respondió de forma espléndida llenando hasta el último hueco la Sala Ritmo y Compás, lugar en el que, tras el cambio de sala, se llevó a cabo esta descarga.High On Fire

Para ir calentando motores, Pelican  ofreció a los allí reunidos su propuesta. El cuarteto de Chicago arrancó su concierto como quienes ensayan en el local, sin ningún tipo de efectismo. Cierto es que en los primeros compases lograron captar la atención de muchos gracias a poderosos riffs de su Metal progresivo instrumental, pero conforme fueron pasando las canciones las sensaciones anteriores se tornaron en el más absoluto tedio. La tónica contundente se suavizó considerablemente y descubrimos que sus coqueteos con el Metal habían sido simples pinceladas. La realidad les mostró como una banda con un sonido aburrido y poco sorprendente, impresión magnificada gracias a la pobre actitud en escena del grupo. Aunque arrancaron algunas simpatías entre aquellos menos metaleros allí presentes, al final fue de agradecer que dieran por concluso un directo tan soso. Para remate, después High On Fire terminaron de enterrar el poco prestigio que les quedara.

Llegó la hora de la verdad, el momento que separa maestros de aprendices. Muy buenas sensaciones ya había dejado la formación norteamericana High On Fire en su anterior paso por Madrid, y en esta ocasión no sólo confirmaron su valía, sino que además fueron más allá. El trío comenzó pasando por encima de todos nosotros y terminó su directo de la misma manera, derrochando autenticidad y actitud. Capitaneados por la ronca voz y la guitarra de Matt Pike, una especie de Lemmy Kilmister nacido en otra generación, High On Fire se sabían la lección y nos hicieron ver que saben lo que es Heavy Metal en directo, mucho más allá de lo que ofrecen otras formaciones que se autoproclaman verdaderos baluartes del género. Aparte de la ineludible presencia del maestro de ceremonias Matt Pike, el bajista Joe Preston y el batería Des Kensel también rindieron a un altísimo nivel, de manera que High On Fire funcionaban como una perfecta maquinaria.

El terceto hizo un repaso a su interesante discografía, formada por cuatro trabajos, sin olvidar su último álbum, “Death Is This Communion”, del que además del tema homónimo del disco, cayeron otros como “Rumors Of War” o “Turk”, logrando la misma respuesta entre el público que si de clásicos se tratase. En toda su crudeza y potencia se pudieron saborear grandes composiciones como “Eyes & Teeth” o “Speedwolf”, y la gente estalló en los compases finales con los crudos riffs de “Baghdad” o “Devilution”. Sin ser un concierto especialmente largo, High On Fire certificaron que son una de las bandas más intensas de la actual escena metálica.

JAVIER Gª VILLARRUBIA.
Share Button
Bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.