W.A.S.P. (Madrid – Sala La Riviera) – 07/12/2007

Prácticamente un año después de la anterior visita de W.A.S.P., Blackie Lawless y sus huestes deciden volver a incluir a Madrid como parte de su nueva gira. Pero esta visita no fue un directo más de la banda americana, sino un concierto especial que celebraba el 15 aniversario de la edición de un álbum mágico de W.A.S.P., “The Crimson Idol”, un disco conceptual que en un principio iba a aparecer como trabajo en solitario del propio Blackie, pero que, por presiones de la discogrW.A.S.P.áfica, salió como disco de W.A.S.P. Este álbum cuenta la historia de Jonathan Steel, un joven invisible a ojos de sus padres, que tras perder a su hermano, se encuentra ante el hecho de que sus progenitores descargan todo su fanatismo religioso en él. Jonathan encontrará una vía de escape en la música, pasando de ser un guitarrista en busca de una oportunidad a convertirse en una auténtica estrella del rock, pero sin conseguir con ello la aceptación ni el cariño de sus padres. La cosa concluirá con un trágico final, cuando Jonathan acaba ahorcándose con las cuerdas de su guitarra.W.A.S.P.

Como es de imaginar, el repertorio de esta descarga varió respecto a lo que nos tienen acostumbrados. De nuevo, al igual que pasó en su día con la edición de “The Crimson Idol”, la banda nos presentó en vivo el álbum entero de principio a fin, acompañados de una pantalla en la que se proyectaba la película que narra la historia del disco. El montaje estaba dirigido a que el público siguiera la proyección, mientras el grupo ponía la parte musical, desgranando tema a tema, en perfecta sincronía con las imágenes. El único pero fue la escasa iluminación que acompañó a los propios W.A.S.P. en este tramo del concierto, pues se trataba de dirigir la atención a la pantalla, aunque un poco más de luces hacia la banda no habrían venido mal.

Una sala Riviera con un aforo rozando el lleno se dejó llevar desde el principio del concierto, siguiendo tanto al grupo como a las imágenes proyectadas, coreando y contagiándose de la fuerza de cada canción, pues no hay que olvidar que este es uno de los discos más emotivos de W.A.S.P.. Ya el arranque de “The Titanic Overture” o los primeros temas como “The Invisible Boy” o “Arena Of Pleasure” nos contagiaron a los presentes de la magistral ejecución en vivo por parte de la formación. Con “Chainsaw Charlie (Murders In The New Morgue)” crecieron en intensidad música y respuesta del público. No menos pleitesía le rendimos a Blackie y los suyos con los cortes siguientes, “The Gypsy Meets the Boy”, “Doctor Rockter” y “I Am One”. La cosa ni mucho menos decayó con medios tiempos como “The Idol” o “Hold On To My Heart”. Y se despidieron, momentáneamente eso sí, a través de un final tan apoteósico y enérgico como es “The Great Misconceptions Of Me”, dando por finalizado este repaso a “The Crimson Idol”.

La reaparición en el escenario de los W.A.S.P. fue sin pantalla y con las luces en todo su esplendor, y ante todo, con la formación cargada de energía. He de reconocer que llevaba  bastante tiempo sin ver en tan buenas condiciones a Blackie Lawless, tanto en lo físico como en vocal. El resto de la banda una vez más estuvo a una altura más que profesional. Ahora llegó el turno de los clásicos imprescindibles del grupo, empezando con “L.O.V.E. Machine”, al que siguió “Wild Child”. “Take Me Up”, nuevo tema del último álbum, “Dominator”, marcó la única concesión en toda la descarga a su discografía más reciente, para continuar complaciendo a sus fans por medio de “I Wanna Be Somebody”. Para poner el punto y final definitivo, se despidieron con la rockanrolera “Blind In Texas”, provocando una vez más la locura colectiva entre los que allí estábamos. De esta manera W.A.S.P. certificó un directo bastante largo en duración para lo que nos tienen acostumbrados, a la vez que nos deleitó a todos con la magia en directo de un disco tan imprescindible como “The Crimson Idol”.

JAVIER Gª VILLARRUBIA.
Share Button
Bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.